Caracas – 18 de agosto – 3:49 pm-. Este jueves en la mañana, los miembros de la subcomisión especial de derechos humanos de la Asamblea Nacional, conformada por Teodoro Campos, Yajaira Forero, Karin Vera y Franklin Duarte, acudieron a la sede del SEBIN (Servicio Bolivariano de Inteligencia Nacional), con el fin de solicitar una inspección a los espacios destinados como cárcel.

Según las versiones de quienes han estado allí detenidos y sus familiares, por lo cual ha recibido el nombre de “la tumba”, porque adicionalmente estarían a cuatro sótanos de profundidad; pero “la reacción de los funcionarios fue desproporcionada a la intención que llevábamos”, indicaron.

El diputado Franklin Duarte indicó que luego de identificarse y manifestar la intención de la visitas, los funcionarios se negaron “al punto que llamaron a un grupo especial de funcionarios cuyos miembros nos señalaron que nos iban a sacar a la fuerza si era necesario, y que no nos iban a dejar pasar y punto porque era la orden del ministro de Interior y de Nicolás Maduro”.

En este sentido indicó que desde la Asamblea Nacional ven con preocupación la actitud cada vez más hostil y de desconocimiento a la función parlamentaria y legislativa que debe existir en todo país democrático, por “lo que alertamos al país y a la comunidad internacional a estar atentos ante el abuso de los funcionarios del gobierno, desde el presidente Nicolás Maduro hacia abajo, quienes no quieren entender que los diputados de la AN fuimos electos por la voluntad de la mayoría del pueblo de Venezuela, y que frenar las acciones que emprendamos como sus representantes, viola la independencia de poderes y desconoce la soberanía popular”.

El parlamentario señaló que los atropellos durante las visitas de inspección, serán debidamente sustentadas y elevadas a instancias internacionales el próximo miércoles, “porque los delitos contra los derechos humanos no prescriben, y pronto, cuando cambie este gobierno, los responsables, desde los altos funcionarios hasta los de menor rango que se hayan prestado para cometer abusos contra el pueblo tendrán que pagar frente a una justicia autónoma y no plegada a los caprichos de una banda de delincuentes que infortunadamente gobiernan el país, como ocurre actualmente”.