GRGL-Logotipos

 photo Banner-publi-disponible_zpsgffq9vl8.jpg

Táchira – 9:27 am-. Con fe, devoción y amor acudieron cientos de feligreses a acompañar a la Santa Madre del Táchira, la Virgen de la Consolación para revivir lo acontecido hace 50 años con la Coronación Canónica. En una misa, donde la lluvia no amilanó los ánimos, los presentes acompañaron la peregrinación desde la Catedral hasta la Avenida uno en Cárdenas. 

Peregrinos celebrando coronación de la Virgen de la Consolación. Foto: Prensa Diócesis de San Cristóbal.

Peregrinos celebrando coronación de la Virgen de la Consolación. Foto: Prensa Diócesis de San Cristóbal.

“Es una oportunidad muy bella: la memoria agradecida por la coronación de María nos permite reafirmar nuestra fe y nuestra comunión con el Señor Jesús. Hoy en este monte santo de la Basílica- Santuario de Táriba revivimos el acontecimiento de la Transfiguración: María del Táchira, nuestra Madre del cielo y estrella de la evangelización en nuestra región tachirense, aparece como el instrumento para re-conocer a Jesús, para re-escuchar la voz del Padre y para reafirmar que somos testigos del Resucitado”, dijo el Obispo Diocesano, monseñor Mario Moronta en su homilía.

Al comienzo de la ceremonia se efectuó el ritual de coronación, que conmovió a los presentes, entre ellos laicos y sacerdotes que vivieron este acontecimiento en 1967, y reafirmación su devoción a la Virgen de la Consolación.

Monseñor Moronta en su homilía también recordó a los fieles que “hoy, al conmemorar, con ánimo agradecido a Dios Uno y Trino, estos cincuenta años de la Coronación Canónica manifestamos que lo hacemos como el pueblo de Dios que camina hacia la plenitud. Hoy atravesamos cañadas oscuras y transitamos caminos llenos de barrancos. Pero tenemos la confianza de ser acompañados por el Pastor Bueno quien, con su vara y cayado, nos va guiando con la ayuda de la Iglesia y sus ministros”.

Finalmente el Obispo realizó una paráfrasis de la oración que hicieran hace 50 años, pidiendo a la Virgen de Consolación por Venezuela: “…necesitamos que en nuestras familias, en nuestras comunidades e instituciones y en cada uno de nosotros se enraícen los principios y valores del Evangelio con los cuales demos fuerza a la moral cristiana que nos ha de distinguir. Necesitamos un ambiente de sana convivencia, sosiego y paz para todos nuestros trabajos y así poder edificar el reino de Dios en medio de nosotros…”

Luego de la bendición final se develó una placa a la entrada del templo para recordar la conmemoración de estas bodas de oro de la coronación canónica de la Virgen de Consolación, y la imagen venerada retorno a su camarín a lo alto de Basílica para seguir bendiciendo y protegiendo a sus devotos.

Comments

comments

banco de libros terminado_zpsythyk1dz banco de objetos extraviados terminado_zpswzxf7lty