Franklin Duarte, diputado de la Asamblea Nacional.
Franklin Duarte, diputado de la Asamblea Nacional por el estado Táchira. Foto: archivo.

Táchira-. El diputado por el Táchira a la Asamblea Nacional, Franklin Duarte, denuncia que las alcabalas móviles que han colocado casi de manera permanente en el municipio Rafael Urdaneta con miembros del Ejército y de la Guardia Nacional Bolivariana para lo único que sirven es para “atracar de manera oficial a los habitantes de la zona con la gasolina de sus vehículos”.

Duarte estuvo en Delicias junto con otros dirigentes y líderes del partido Socialcristiano Copei y otras organizaciones políticas que hacen vida en la Mesa de la Unidad Democrática juramentando los equipos que trabajarán y harán posible la consulta popular el domingo 16 de julio en el municipio Rafael Urdaneta.

Explicó el parlamentario que existen siete alcabalas móviles desde Bramón hasta el sector La Legía, donde los efectivos militares, cuya función primigenia debe ser el resguardo de las personas y sus bienes, utilizan su investidura para atracar “literalmente” a quienes viven el municipio Rafael Urdaneta, donde no hay estaciones de servicio por lo que deben trasladarse hasta la población de Rubio o incluso hasta San Cristóbal para surtirse de combustible para sus vehículos, especialmente camiones que usan para trasladar sus cosechas, y cuando llegan a ese laberinto de malandros con uniformes, deben pagar una y otra vez para que les dejen sus tanques intactos.

Señaló Duarte que de acuerdo a diversas denuncias que le hicieron este fin de semana habitantes de la zona, los militares los humillan y atropellan constantemente, obligándolos a pagar una especie de vacuna para poder pasar hasta su municipio, pues si se niegan a sus exigencias los amenazan con quitarles el vehículo y pasarlos con un expediente de contrabando a la fiscalía, y en otros casos les sacan el combustible de manera abusiva, aún sabiendo que lo usan para moverse dentro del municipio, mientras que ellos sí sacan para Colombia esa gasolina que nada les costó, haciendo su agosto a costa del pueblo que a diario maltratan.

Gobernador gerente de la crisis

Por otra parte señaló Duarte que aunque ésta no es una situación nueva, no puede dejarse de denunciar, porque “ya se respiran aires de libertad en Venezuela y esos funcionarios que hoy abusan de su poder, siguiendo el ejemplo del ‘máximo gerente’ que ha demostrado de mil maneras que en revolución el negocio es redondo si se tiene y se abusa del poder, tendrán que pagar por cada abuso cometido”.

El mensaje que le doy a Vielma Mora es claro –dijo Duarte- nunca es tarde para que rectifique, igual usted deberá enfrentar la justicia por corrupto y violador de derechos humanos, pero una buena acción pudiera decir mucho de usted. Su jefe Maduro está siendo obligado a bajar la guardia, y eso significa que este gobierno está en sus horas agónicas, así que renuncie de una buena vez, libere a los tachirenses de su nefasta presencia o por lo menos bájele dos a los negocios, porque usted no ha sido capaz de darle respiro al pueblo, no espere que el pueblo actúe de manera distinta.

Nota de Prensa