Tibisay Lucena, presidenta del Consejo Nacional Electoral. Foto: Prensa Cancillería.

Caracas-. La presidenta del Poder Electoral, Tibisay Lucena, indicó este miércoles que los centros que puedan ser una amenaza para los votantes perderán su estatus en los comicios, los electores reubicados y el lugar no estará activo para los próximos comicios, esto sería de cara a las elecciones del 10 de diciembre.

El CNE trabaja en dos cronogramas en paralelo, el del 30 de julio y el de las regionales del 10 de diciembre, aquellos centros que generen violencia serán suspendidos y esos electores reubicados, la prioridad es la defensa del voto, y las acciones serán determinantes”.

Durante el conversatorio con el cuerpo diplomático acreditado en Venezuela, Lucena anunció que se ampliará zona de seguridad alrededor de centros de votación de 200 a 500 metros y se hará la toma de los mismos siete días antes.“Siempre tomamos los centros de votación los días miércoles antes de ese domingo, ahora serán tomados una semana antes, en este caso el domingo 23”.

En el encuentro que se lleva a cabo en la sede del Consejo Nacional Electoral (CNE) en Caracas, Lucena se refirió al proceso del 30-J. “Se trata de una primera activación del mecanismo en condiciones demandantes, debe responder al respeto del modelo de 1999 y ser pertinentes al momento que estamos viviendo”.

Estima que debe ser un proceso que busque el diálogo y se profundice en el modelo de la democracia. “La propuesta atendiendo esos lineamientos es novedosa, se hace en dos niveles, el territorial y sectorial, para equilibrar las categorías de protagonismo y participación”.

Por último, la rectora señaló que “La democracia permite a quienes no estén de acuerdo estar en desacuerdo, no participar en el proceso electoral, opinar y odiar (…) Lo que no se puede es impedirlo, no se puede impedir el proceso electoral como tampoco el voto”.