GRGL-Logotipos

Entretenimiento

Caracas – 18 Diciembre-. Fue un año desastrozo para el cine hecho en casa. Las últimas cifras de taquilla así lo revelan. Pero El malquerido, la nueva película del cineasta Diego Rísquez, con guión de Robert Gómez, Emiliano Faría y el propio Rísquez, y protagonizada por el cantante Jesús “Chino” Miranda en el rol del cantante venezolano Felipe Pirela, tiene sin embargo todos los ingredientes para levantar a última hora los números.

Es el propio Pirela quien narra -muy al estilo de biopics como Ray, de Taylor Hackford, sobre Ray Charles, y La vida en rosa, de Olivier Dahan, sobre Édith Piaf, en las que el protagonista viaja al pasado una y otra vez- su propia historia al presentador de un programa de televisión.

Una estructura rígida y, sí, un tanto esquemática, que sin embargo le permite a Rísquez pasearse fácilmente y sin muchos artificios con su cámara por algunos de los episodios más relevantes de la vida del llamado “Bolerista de América”: la dulce relación con su madre Lucía (a la que Sheila Monterola nunca atina a prestarle un único acento), su sueño infantil de convertirse en grandeliga, su oficio como vendedor de mandocas y empanadas en las calles del barrio El Empedrado, en Maracaibo, donde nació; su incursión en algunos programas radiales, su paso por la orquesta Billo’s Caracas Boys junto con José Rafael “Cheo” García (encarnado por Vicente Peña, un actor al que los cineastas deberían prestar más atención), su polémico matrimonio con Mariela Montiel (Greisy Mena), de trece años, y sus primeros éxitos en el exterior.

Es precisamente este primer tramo -acaso los primeros cuarenta minutos de la cinta- el que Jesus “Chino” Miranda aprovecha para convencer al espectador de que madera tiene como actor. Un esfuerzo que, lamentablemente, no logra sostener cuando el guión comienza a exigirle mayores matices y constrastes.

Porque, aunque a ratos de manera velada, y a ratos muy sugerida, Rísquez no puede dejar de hacer alusión al vertiginoso ocaso de Pirela: su adicción a las drogas y sus infidelidades hetero y homosexuales. Las trampas caza ratones en las que termina cayendo inevitablemente, víctima de su mánager. Y su período en prisión. Lomito que en boca de otros realizadores seguramente hubieran cobrado otro sabor.

Extrañamente, es cuando Rísquez se toma algunas licencias de autor que la película fluye más naturalmente y se hace más cálida y cercana al espectador. Como la secuencia en la que Felipe Pirela comparte primero el camerino y luego el escenario -además de un inocente beso- con la cantante cubana La Lupe. Un encuentro que nunca ocurrió en la realidad.

Es Samantha Castillo (Pelo malo) quien se mete con holgura en la piel de la atormentada intérprete de Puro teatro en una de las secuencias más mágicas y memorables del filme: el dúo que hacen Pirela y La lupe sobre las tablas de un botiquín donde un grupete de borrachos (interpretados socarronamente por el cineasta Carlos Azpúrua, el ex diputado Fernando Soto Rojas y por el arquitecto Fruto Vivas) desata abruptamente un altercado.

O como la licencia del asesinato de Pirela, quien en verdad perdió la vida en la calle, frente al Hotel Cecilia`s Place, a pocos kilómetros de San Juan, cuando Luis Rosado Medina (en la piel de un maduro e interesante Carlos Cruz) descarga su pistola desde un carro en movimiento, y no a la orilla de la playa.

Todo ello, hay que decirlo, con un hermoso empaque visual, producto de la dirección de fotografía del maestro Cezary Jaworski, quien colorizó además la cinta, pensada inicialmente para ser presentada en blanco y negro. Y del propio Rísquez,quien parece haber seleccionado con pinzas locaciones que son emblemas de la arquitectura de la época, como el Club Táchira, el Hotel del Lago y hasta la redacción del diario Panorama, en Maracaibo.

Al final, por cierto, Diego Rísquez le hace un guiño a los conocedores de su estética cinematográfica. La secuencia en la que Pirela y su esposa Mariela se miran frente a frente, cada uno sentado a la orilla de una mesa que reposa sobre el mar, da sobre todo muestras de aquella vieja época de películas más personales y de culto como Orinoko, nuevo mundo (1984) y Amérika, terra incógnita (1988).

Los Ángeles – 17 Diciembre-. En estos días en la cartelera estadounidense el venezolano Édgar Ramírez, estrena dos películas: “Point Break”, su primer proyecto en Hollywood como protagonista, y “Joy”, el nuevo trabajo de David O. Russell, donde vuelve a reunir a Jennifer Lawrence, Robert De Niro y Bradley Cooper.

“Esto es algo que no puedes planear”, confesó Ramírez a Efe en una reciente conversación. “Ha sido una casualidad, pero me parece muy emocionante. Me siento un privilegiado. Espero que le vaya bien a las dos películas. Voy a competir con buenos amigos y buenos ‘panas’”, reconoció.

“Joy” aspira al galardón de mejor comedia en premios como los Globos de Oro o los Critic’s Choice, donde Jennifer Lawrence -que encarna a la exmujer del personaje de Ramírez y habla español en la cinta- también se postula como mejor actriz.

Ramírez, nominado al Emmy y al Globo de Oro por la miniserie “Carlos”, aparecerá en 2016 en la cinta de boxeo “Hands of Stone”, sobre la vida del púgil panameño Roberto Durán; el drama “Gold”, junto a Matthew McConaughey, y el thriller “The Girl on the Train”, producido por Steven Spielberg a través de DreamWorks.

Con información de El Estímulo

15 Diciembre – 8:53 am-. El espíritu navideño este año se llenará del magnetismo lunar, en lo que será la primera luna llena en 38 años que ocurra el día de Navidad.

Una ocasión así no se celebraba desde 1977 y no volverá a presentarse hasta en 2034. Según la NASA, el pico de la luna llena tendrá lugar a las 6:11am (tiempo del este de Estados Unidos).

Como todos los años, desde la perspectiva astrológica la luna llena sucederá en Cáncer, el signo opuesto al que atraviesa el Sol en el zodiaco: Capricornio. Astrológicamente la luna llena significa la compleción de un ciclo, la cosecha de lo sembrado y la manifestación de la energía en su plenitud. En Cáncer la luna tiene dignidad ya que rige a este signo ligado a la generación y a las emociones. Más allá del simbolismo, la luna llena contribuirá a las luces que suelen adornar las noches navideñas, siendo un recordatorio de la belleza del mundo.

Lo anterior nos recuerda que las fiestas religiosas son también esencialmente fiestas astronómicas y astrológicas, y no hay mella en incorporar el cosmos a nuestras cenas.

Con información de Pijama Surf

Los Ángeles – 15 Diciembre-. Dudamel dirigió la pieza con la que se inicia y se cierra la banda sonora, revela hoy el diario Los Angeles Times, y para ello empleó una orquesta formada por músicos contratados para la ocasión y algunos miembros de la Filarmónica angelina.

“Recuerdo que pensé que (Williams) estaba bromeando”, rememoró Dudamel en un comunicado remitido al periódico.

“John tiene un sentido de humor maravilloso y pensé que había trampa por algún lado. Y resulta que la había: no se lo podía decir a nadie”, explicó.

Las piezas se grabaron en el estudio Sony el pasado 12 de octubre, y la presencia de Dudamel sorprendió “a todos en la sala”, desde músicos hasta abogados de Disney, que tampoco estaban al corriente de esa colaboración.

“The Force Awakens”, cuyo estreno mundial tuvo lugar hoy en Hollywood, es la séptima entrega de la saga galáctica y llegará a las salas estadounidenses este jueves.

Todas las cintas de la franquicia cuentan con música creada por Williams, que condujo también la mayor parte de la banda sonora para “The Force Awakens”, grabada a lo largo de seis meses.

“John Williams es el Mozart de nuestros días”, afirmó Dudamel, que mantiene una relación de amistad con el maestro estadounidense desde hace años.

EFE

14 Diciembre -. Esta semana es sin dudas la más importante para todo fanático de Star Wars, y por supuesto que la más determinante de la carrera de J.J. Abrams. Es por eso que el director de El despertar de la fuerza se encuentra “aterrado” a días del estreno de la esperada cinta.

Así lo confirmó Steven Spielberg en una entrevista en el programa 60 minutes de la cadena CBS, donde afirmó que el realizador detrás de la esperada cinta se encuentra bajo una enorme presión, en especial en cuanto a la recaudación que tenga la película.

“J.J. está aterrado”, aseguró el ganador del Oscar. “J.J. tiene una gran presión para devolverle a Disney, ya sabes, la franquicia que le compró a George Lucas”.

No es para menos, ya que en 2012, los estudios del ratón Mickey compró Star Wars en 4 mil millones de dólares. Hasta el momento, se han comprado más de 50 millones de dólares en entradas de preventa para ver la película, y según calculan los expertos, El despertar de la fuerza —la primera entrega de la nueva trilogía— podría recaudar al menos 2,7 mil millones de dólares.

“Uno sabe que habrá gente, no importa lo que hagas, que tendrá problemas con algún aspecto. Sabes que hay algún número que se ha soltado por ahí al que no llegarás. Simplemente lo sabes”, aseguró Spielberg.

Con información de El Nacional

banco de libros terminado_zpsythyk1dz banco de objetos extraviados terminado_zpswzxf7lty