Sede del Tribunal Constitucional.Víctor Sainz. Foto: El País

España-. Pocas veces una norma emanada de un Parlamento español ha incurrido en tantos vicios de inconstitucionalidad. El tribunal, por unanimidad de sus 12 magistrados, declaró inconstitucional y anuló la Ley 19/2017 del Referéndum de Autodeterminación de Cataluña.

Esta norma sirvió de base para la consulta popular del pasado 1 de octubre pese a haber quedado suspendidatras el recurso presentado por el Gobierno el 7 de septiembre, al día siguiente de su aprobación en el Parlament con los votos de la mayoría independentista de Junts pel Sí y los antisistema de la CUP.

La ley del referéndum forma, junto con la llamada ley de transitoriedad jurídica, el entramado normativo con el que la Generalitat pretende sustentar la ruptura de Cataluña con el resto de España. La norma se basa en un pretendido derecho de autodeterminación de ese territorio a través de una lectura singular de los tratados internacionales suscritos por España.

En la introducción de la sentencia, el Constitucional desmonta este argumento. El tribunal recuerda que la Ley Fundamental no reconoce la posible secesión unilateral de una parte del territorio nacional, y hace hincapié en que las resoluciones de Naciones Unidas que regulan el derecho de autodeterminación lo limitan de forma “inequívoca” a pueblos sometidos “a una subyugación, dominación y explotación extranjeras”, esto es, colonias o minorías oprimidas dentro de un Estado.

Con información de El País