Los candidatos Alejandro Guillier (izquierda) y Sebastián Piñera. Foto: Reuters.

Chile-. Las presidenciales chilenas entran en su recta final. Unos 14 millones de electores están convocados a las urnas el domingo para la segunda vuelta, en la que la derecha de Sebastián Piñera y el centroizquierda del candidato oficialista Alejandro Guillier llegan con una diferencia muy estrecha.

Aunque las encuestas han sido criticadas por no haber previsto el alto porcentaje de apoyo del Frente Amplio en la primera vuelta y haber sobrevalorado a Piñera, dos sondeos, el de Cadem y el de Criteria, ponen a los candidatos en empate técnico.

Conocidas antes del período de silencio legal que impera en Chile 15 días antes de la votación, la encuesta de Cadem del viernes 1 de diciembre le da a Piñera 40% y a Guillier 38,6%; la de Criteria, del 30 de noviembre, da 47% para Piñera y 45% para Guillier, en votantes totales.

Sin embargo, no está claro que ambas candidaturas puedan movilizar a un electorado que no acude a las urnas: en la primera vuelta del 19 de noviembre, sufragaron apenas un 46% de los ciudadanos habilitados.

El expresidente Piñera quedó primero con el 36,64% entre los ocho candidatos que estaban en la carrera a La Moneda. Pero su triunfo no fue del todo dulce. La derecha, alentada por las encuestas, esperaba al menos un 40% para asegurar una victoria menos compleja en un predecible balotaje.

Y aunque la oposición mostró su fuerza en la parlamentaria —logró elegir 73 de los 155 escaños en la Cámara de Diputados— es consciente de que la competencia con Guillier será voto a voto, que los aires triunfalistas de noviembre les jugaron finalmente en contra y que el oficialismo ha enfrentado los últimos metros de la carrera presidencial con un optimismo que no se advierte en la derecha.

Con información de El País