Beatriz Sánchez, líder del Frente Amplio, el grupo de izquierda de Chile. Foto: AFP.

Chile-.  Beatriz Sánchez pasó del periodismo a las lides electorales y logró 20% de los votos como candidata presidencial del Frente Amplio, la nueva coalición política que en las elecciones del domingo pasó de 2 a 20 diputados y eligió a su primer senador.

Con un estilo directo, reconociendo que estaría siempre “dando examen por no ser política”, Sánchez enfrentó una dura campaña que se desarrolló bajo la sombra de las encuestadoras y la mayoría de los analistas chilenos, que, en general, plantearon que la conductora no lograría más del 10%.

En las urnas, dobló esa cifra y casi alcanzó a Alejandro Guillier, el candidato que representa a varios partidos del gobierno de Michelle Bachelet, y quien se enfrentará el 17 de diciembre en segunda vuelta al expresidente Sebastián Piñera, que obtuvo el 36% de los votos en unos comicios que muchos en su sector daban por ganados.

Y aunque no pasó a la segunda vuelta, Sánchez encarna las esperanzas de un electorado que le dio la espalda a los partidos tradicionales chilenos. Su fuerza política puede ahora definir quién será el próximo presidente de Chile.

Con información de BBC Mundo